Festa de l’Art i les Galeries. Dos descubrimientos

El 9 de junio se celebró la “Festa de l’Art i les Galeries”. Erróneamente considerada la hermana pequeña de la “Nit dels Museus”, la Festa es un evento riquísimo en contenido, pero lamentablemente pobre en cuanto a difusión se refiere.

El horario de la Festa es de 17h a 24h, programa que ya obstaculiza la posibilidad de realizar actividades de día a pesar de que algunas de ellas estén abiertas. Me pareció un hecho especialmente extraño ya que un sábado por la mañana parece ser unhorario idóneo para acercar la galería a un tipo de público muy distinto al que pueda acudir por la noche. Sin embargo, debo reconocer que saltándome el horario establecido voluntariamente y acercándome a visitar algunas salas desconocidas, pude disfrutar en este día de dos descubrimientos imprescindibles que ampliaré en otras entradas.

Universo Yamamoto

Mi paseo empezó por la mañana y de la mejor manera posible. A las once de la me planté delante de la Valid Foto BCN Gallery para encontrarme con una de las apuestas más valientes y uno de los lugares más atractivos y delicadamente pensados que cualquier persona interesada en la fotografía pueda encontrar en Barcelona. Ubicado como si se tratase de un satélite del barrio del Borne (lo encontramos más allá del Paseo San Juan), la galería se erige como un lugar pionero en la exposición de fotógrafos tales como el Masao Yamamoto (exhibiendo en ese momento) y el actual Claude Nori. Pude contar con la explicación detallada y generosa de Fernando Peracho, culpable de que Yamamoto se haya instaurado como una figura irremplazable dentro de la galería de mis sueños. La sutileza y la fuerza narrativa de sus imágenes captadas directamente de la naturaleza tan propio de la cultura japonesa, se funde con una inevitable inmersión (consciente o no) en el imaginario surrealista más puramente occidental.

Para una admiradora del trabajo de Lucio Fontana resulta casi imposible no sentirse atraída por el trabajo de Yamamoto, que interviene directamente en la foto dejando las marcas propias de alguien que conviene su obra como un espacio perteneciente a su propia intimidad. Sin embargo, prefiero dejar a Yamamoto aquí. La infinidad de los conceptos interesantes que unen su obra con el espacio expositivo bien merecen una entrada para él sólo dentro de unas semanas.

Uno de los catálogos-obras de arte de Yamamoto del que pude disfrutar gracias a la cortesía de Fernando Peracho

El olor del atelier

Posteriormente me dirigí a un ambiente totalmente diferente, un espacio donde lo naïf se convierte en casi trash y donde la propia exposición se entrecruza con uno de los ateliers más extrañamente bellos que he visto nunca. Se trata de la Galería Maxó. Presentado como artístico y multidisciplinar las palabras sobran pues este lugar huele a pintura, a rotulador y a trabajo continuado. Tanto es así que Maxò Renella no muestra ningún pudor en tener a la vista e incluso insertadas en sus propias creaciones toda la caja de herramientas con la que cuenta un artista. Desde el sacapuntas hasta el pincel. Lo único con lo que puedo entrar en desacuerdo con este espacio mágico es con no poder haber asistido a la performance que se realizó por la tarde por un problema logístico.

El taller de los artistas de la Galería Maxó puede verse desde el mismo espacio expositivo

Anuncios

Un comentario en “Festa de l’Art i les Galeries. Dos descubrimientos

Un alto en el camino

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s