David Hockney. La herencia y la innovación

“He sido testigo del proceso de difusión masiva de imágenes que caracteriza a mi época y ello ha determinado mi identidad como artista, al igual que determinó mi formación cuando era estudiante”

Así lo veo yo. David Hockney

Coincidiendo con sus últimos días en la Galería Eude de Barcelona recomiendo visitar la exposición Cartells (1964-1986) de David Hockney.

Portada de "Cameraworks"

No hay duda que Hockney se erige como el representante indiscutible de los edenes contemporáneos. Sus retratos y composiciones de palmeras, piscinas y de demás elementos de la sociedad capitalista invitan a pensar que el autor se hubiera deleitado con ciudades actuales como por ejemplo Abu Dhabi. Pero la muestra nos deja contemplar ese Hockey siempre respetuoso con la tradición y fascinado con la interdisciplinariedad que supone el cartel, una de sus técnicas de mayor reconocimiento.

El heredero

Hockney es heredero de todo. Así lo muestran sus investigaciones sobre la técnica de los grandes maestros, hecho que imprimió en su gran obra El conocimiento secreto. El redescubrimiento de las técnicas de los grandes maestros. Meticuloso hasta extremos inimaginables, Hockey abandonó su producción pictórica durante dos años para adentrarse en una polémica tesis. Ésta intenta demostrar cómo pintores como Holbein, Van Eyck y Campin entre otros usaban técnicas ópticas sofisticadas alejándose de la teoría que impera desde hace años sobre su gran capacidad fotorrealística.

Utensilio de Hockney para confeccionar "El conocimiento secreto"

Sin embargo, lo más admirable de Hockney es su capacidad de no-juicio. Lo que podría parecer un desenmascaramiento no sólo se convierte en un homenaje, sino que es el mismo Hockney quién, constructivamente, en la actualidad se sirve de técnicas como el “computer manipulation” o el iPad como instrumento creativo. (Para aquél que quiera saber más sobre el tema recomiendo el artículo de Sam Parker en Huffpost)

Pero ante todo es heredero de la tradición del cartelismo, invasora de Europa y Estados Unidos a principios del XX, abandonando cualquier implicación política y homenajeando al arte en todas sus dimensiones, especialmente al teatro.

Libro: la pintura y la letra

La bibliografía de sobre Hockney es tan selecta como brillante. Además del anteriormente citado destacaría Hockney Posters y Así lo veo yo, por considerarse ambas visiones contrapuestas de lo que supone para el público su obra y de cómo él mismo concibe su producción artística.

El primero es una clara muestra de admiración por parte de un coleccionista que destaca el alcance de su obra a nivel adquisitivo. Aunque de ediciones limitadas, el póster de Hockney es una pieza asequible y no por ello de menos calidad para el público en general. La selección es impecable y en ella puede reconocerse la inmensa admiración que profesa Hockney al arte en general y de cómo este se toma licencias para subvertir la imagen original mediante técnicas tipográficas como el adding lettering. En cambio, Así lo veo yo es una autobiografía crítica recomendada para todo tipo de públicos donde no sólo engancha el genio de Hockney, sinó su encanto personal.

El “efecto multiplicador” de la Galería Eude

El mérito de la Galería Eude consiste en lo que podríamos denominar un “efecto multiplicador” de la exposición. Estamos hablando de un solo espacio –> que contiene dos salas –> que selecciona lo más representativo de un autor–> que se expande en diversas direcciones para mostrar su admiración por el arte–> en diferentes disciplinas.

Más allá de esta consideración podríamos empezar a plantearnos hacia dónde apuntaba su técnica en el tema que nos ocupa: el del arte y la sala. Con Hockney las fronteras se funden. El espacio expositivo se convierte en espacio publicitario y viceversa, cuestionando así de forma favorable la posibilidad del anuncio como un hecho artístico en sí mismo.

La exposición se encarga  de mostrar al mundo una vez más al autor como emblema de la tolerancia artística y de la riqueza de la retroalimentación entre diversas disciplinas.

Os deseo un buen paseo para esta Semana Santa. Por mi parte ya espero impaciente la inauguración de la exposición sobre Gomis en la misma galería el día 14 de este mes.